esfr

Un 10 en calidad y seguridad

“Medalla de Oro” en calidad y seguridad alimentaria para La Franco Argentine. La empresa recibió recientemente la más alta puntuación en certificaciones de calidad, en un momento en que el mercado muestra máxima exigencia a los proveedores del sector alimentario. 

La demanda de seguridad alimentaria es cada día mayor. Los consumidores y las autoridades exigen cada vez más que los alimentos que consumimos ofrezcan unos altos niveles de calidad y seguridad. Si hay algún problema, es necesario identificar sus causas rápidamente y solucionarlo lo antes posible.

Por este motivo tiene tanta trascendencia que una empresa como La Franco Argentine, productora de dulce de leche y distribuidora de productos argentinos en la Unión Europea, haya recibido en estos días la más alta puntuación en certificaciones de calidad IFS y BRC, dos estándares esenciales para los proveedores de alimentos del sector de la distribución alimentaria.

A pedido de las grandes superficies 

En el año 2000 un grupo de 30 gerentes generales de distribuidores internacionales formaron la Global Food Safety Initiative (GFSI) con la intención de asegurar en todo el mundo la confianza en la entrega de alimentos seguros a los consumidores. De esta forma decidieron establecer determinados niveles de cumplimiento respecto a unas exigencias higiénico sanitarias orientadas a la manipulación de alimentos de consumo humano. Estas exigencias han sido globalmente aceptadas como válidas y tomadas como obligatorias por las grandes superficies.

¿Qué representan estas normas?

Tanto la BRC (British Retail Consortium), como la IFS (International Food Standard) son normas de calidad y seguridad publicadas por grupos de distribución alimentaria. Cualquier empresa que quiera suministrar sus productos de alimentación a dichos distribuidores tiene que cumplir estas normas.

Ambas han surgido como necesidad de desarrollar una norma uniforme de calidad y seguridad alimentaria. Entre los factores más determinantes para ello se encuentran las demandas de los consumidores, la responsabilidad cada vez mayor de los distribuidores, el incremento de requisitos legales y la globalización del suministro de productos.

 

Algunos de los beneficios de contar con estas certificaciones

• Constituye una prueba evidente del cumplimiento de la legislación en materia de seguridad alimentaria.

• Supone una diferencia competitiva

• Asegura una mayor facilidad para la comparación y transparencia a lo largo de toda la cadena de suministro.

• Permite conciliar la seguridad alimentaria y el control de calidad

• Permite acceder a nuevos mercados gracias a su incremento en cuanto a calidad y al cumplimiento de requisitos de muchos de los grandes distribuidores.

 

 Algo más sobre las normas de calidad

• BRC (British Retail Consortium). Esta norma publicada por las cadenas británicas de supermercados, BRC, exige una aprobación documentada para garantizar la seguridad y calidad alimentaria. Entre estos distribuidores se encuentran Asda, Tesco y Sainsbury’s.

• IFS (International Food Standard). Esta norma de seguridad y calidad alimentaria se publica por la unión alemana de cadenas de supermercados, HDE (Hauptverband des Deutschen Einzelhandels). Ha sido adoptada por su equivalente francesa, la FCD (Fédération des entreprises du Commerce et de la Distribution) y por su equivalente italiana (Federdistribuzione). Entre estos distribuidores se encuentran Aldi, Lidl, Carrefour, Auchan y Metro.

 

Copyright 2012 La Franco Argentina | Powered by iNerve Digital Media